Swahili   Hausa   Afrikaans   Igbo   Xhosa   Yoruba   Zulu  Amharic  Malagasy Somali

LA PROMESA DE DIOS

Las frases en azul (entre los párrafos), dan explicaciones bíblicas suplementarias. Simplemente haga clic en el enlace en azul. Los artículos bíblicos están escritos principalmente en cuatro idiomas: español, portugués, francés e inglés


"Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y la descendencia de ella. Él te magullará en la cabeza y tú le magullarás en el talón"
(Génesis 3:15)

1 - Dios hace un Pacto con Abrahán

2 - El Pacto de la Circuncisión

3 - El Pacto de la Ley entre Dios y el pueblo de Israel

4 - El Nuevo Pacto entre Dios y el Israel de Dios

5 - El Pacto para un Reino celebrado entre Jesucristo y los 144,000

Introducción

¿Cuál es el mensaje del enigma profético? Jehová Dios informa que su propósito para poblar la tierra con una humanidad justa se cumplirá (Génesis 1:26-28). Dios redimirá a la descendencia de Adán a través de la "descendencia de la mujer" (Génesis 3:15). Esta profecía ha sido un "secreto sagrado" durante siglos (Marcos 4:11, Romanos 11:25, 16:25, 1 Corintios 2:1,7 "secreto sagrado"). Jehová Dios lo ha revelado gradualmente, a lo largo de los siglos. Aquí está el significado de este enigma profético:

- La mujer: representa al pueblo celestial de Dios, compuesto por ángeles en el cielo: "Y se vio en el cielo una gran señal, una mujer vestida del sol, y la luna estaba debajo de sus pies, y sobre su cabeza había una corona de doce estrellas" (Apocalipsis (Revelación) 12:1). La “mujer” se describe como la "Jerusalén de arriba": "Pero la Jerusalén de arriba es libre, y ella es nuestra madre" (Gálatas 4:26). Representa también la "Jerusalén celestial": "Mas ustedes se han acercado a un monte Sión y a una ciudad del Dios vivo, a Jerusalén celestial, y a miríadas de ángeles" (Hebreos 12:22). Durante milenios, como Sara, la esposa de Abraham, la “mujer” celestial ha sido estéril, sin hijos (mencionado en Génesis 3:15): "¡Clama gozosamente, mujer estéril que no diste a luz! Alégrate con clamor gozoso y grita agudamente, tú que no tuviste dolores de parto, porque los hijos de la desolada son más numerosos que los hijos de la mujer que tiene dueño marital —ha dicho Jehová—" (Isaías 54: 1). La profecía anuncia que “mujer estéril” daría a luz a muchos niños.


Esta profecía anunciaba que esta mujer estéril daría a luz a muchos hijos (el Rey Jesucristo y los 144.000 reyes y sacerdotes), según escribió el apóstol Pablo, bajo inspiración: “Porque está escrito: “Alégrate, mujer estéril que no das a luz; prorrumpe y clama en voz alta, mujer que no tienes dolores de parto; porque los hijos de la desolada son más numerosos que [los] de la que tiene el esposo”. Ahora bien, nosotros, hermanos, somos hijos pertenecientes a la promesa, así como Isaac lo fue. Pero tal como en aquel entonces el que nació a la manera de la carne se puso a perseguir al que nació a la manera del espíritu, así también ahora. Sin embargo, ¿qué dice la Escritura? “Expulsa a la sirvienta y a su hijo, porque de ningún modo será heredero el hijo de la sirvienta con el hijo de la mujer libre.” Por lo tanto, hermanos, no somos hijos de una sirvienta, sino de la mujer libre” (Gálatas 4:27-31). Esta mujer libre está simbolizada por Sara, la esposa de Abraham: “Díganme, ustedes los que quieren estar bajo ley: ¿No oyen la Ley? Por ejemplo, está escrito que Abrahán adquirió dos hijos, uno de la sirvienta y uno de la mujer libre; pero el de la sirvienta realmente nació a la manera de la carne; el otro, de la mujer libre mediante una promesa. Estas cosas quedan como un drama simbólico; porque estas [mujeres] significan dos pactos, el primero del monte Sinaí, que da a luz hijos para esclavitud, y el cual es Agar. Ahora bien, esta Agar significa Sinaí, una montaña de Arabia, y ella corresponde a la Jerusalén de hoy, porque está en esclavitud con sus hijos. Pero la Jerusalén de arriba es libre, y ella es nuestra madre” (Gálatas 4:21-26).

- La descendencia de la mujer: El libro del Apocalipsis revela quién es este hijo: "Y se vio en el cielo una gran señal, una mujer vestida del sol, y la luna estaba debajo de sus pies, y sobre su cabeza había una corona de doce estrellas, y ella estaba encinta. Y clama en sus dolores y en su agonía por dar a luz. (...) Y ella dio a luz un hijo, un varón, que ha de pastorear a todas las naciones con vara de hierro. Y su hijo fue arrebatado hacia Dios y hacia su trono" (Apocalipsis 12:1,2,5). El ángel Gabriel indicó quien sería este hijo que "pastorearía a todas las naciones con una vara de hierro" como Jesucristo: "Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y Jehová Dios le dará el trono de David su padre, y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y de su reino no habrá fin" (Lucas 1:32,33). Sin embargo, el “niño” recién nacido puede referirse,  al mismo tiempo, al Reino de Dios, cuyo Rey designado por Jehová, es su Hijo Jesucristo (Salmos 2). A continuación del relato del Apocalipsis (14:1-5), podemos leer que el Rey Jesucristo está acompañado de 144.000 reyes y sacerdotes, que constituyen la Nueva Jerusalén (21:1,2), la novia del Rey Jesucristo. La esposa del Rey es parte de este "hijo”, de la descendencia directa de aquella Mujer celestial porque el apóstol Pablo, en Gálatas 4:26, la designa como la madre de los que, aún en la tierra, son llamados a reinar junto con el Rey Jesucristo.


En Gálatas 4:24-26, está escrito que aquellas dos mujeres, Agar y Sara, representan dos pactos. Agar, el Pacto de la Ley y Sara representa el Nuevo Pacto. Los beneficiarios del Pacto de la Ley fueron las 12 tribus de Israel. Mientras que los beneficiarios de este Nuevo Pacto representan a aquellos que son y serán parte, en el futuro, del Israel de Dios (Gálatas 6:16). Este Israel de Dios tiene una parte celestial, la nueva Jerusalén, también conocida como las doce tribus de Israel, siendo los 144.000 (Apocalipsis 7:1-8; 21:1,2). Sin embargo, según Jesucristo, este Israel de Dios tendrá una parte terrestre en el futuro paraíso: “Jesús les dijo: “En verdad les digo: En la re-creación, cuando el Hijo del hombre se siente sobre su trono glorioso, ustedes los que me han seguido también se sentarán sobre doce tronos y juzgarán a las doce tribus de Israel” (Mateo 19:28 y Lucas 22:30). Aquel Israel espiritual terrestre estará compuesto por la gran muchedumbre de todas las naciones que saldrá de la Gran Tribulación y así como los resucitados terrestres que heredarán la vida eterna en la tierra (Apocalipsis 7:9-17; Juan 5:28,29).


En la noche de la última Pascua, Jesucristo celebró dos pactos, el Nuevo Pacto (Lucas 22:19,20) y el Pacto para un Reino (Lucas 22:28-30). Como hemos visto, todo el Israel de Dios, tanto en el cielo como en la Tierra, es parte y beneficiario del Nuevo Pacto. Sin embargo, en cuanto al Pacto para un Reino, sólo se refiere a aquellos que reinarán con Cristo en el cielo, es decir, los 144.000 reyes y sacerdotes.

- La serpiente original es Satanás el diablo: "De modo que hacia abajo fue arrojado el gran dragón, la serpiente original, el que es llamado Diablo y Satanás, que está extraviando a toda la tierra habitada" (Apocalipsis 12:9).


Jesucristo describió al diablo de manera muy concisa: “Ustedes proceden de su padre el Diablo, y quieren hacer los deseos de su padre. Ese era homicida cuando principió, y no permaneció firme en la verdad, porque la verdad no está en él. Cuando habla la mentira, habla según su propia disposición, porque es mentiroso y el padre de la mentira" (Juan 8:44). Satanás el diablo no es la abstracción de lo malo, sino una persona espiritual real (Vea el relato en Mateo 4:1-11). Asimismo, los demonios también son ángeles que se han convertido en rebeldes que han seguido el ejemplo del diablo (Génesis 6:1-3, comparar con la carta de Judas versículo 6: "Y a los ángeles que no guardaron su posición original, sino que abandonaron su propio y debido lugar de habitación, los ha reservado con cadenas sempiternas bajo densa oscuridad para el juicio del gran día").


Cuando está escrito "no permaneció firme en la verdad", muestra que Dios creó a este ángel sin pecado y sin ningún rastro de maldad en su corazón. Este ángel, al comienzo de su vida, tenía un "buen nombre" (Eclesiastés 7:1a). Sin embargo, "no permaneció" en su integridad, cultivó el orgullo en su corazón y con el tiempo se convirtió en "diablo", que significa calumniador, y Satanás, enemigo; su antiguo y hermoso nombre, su buena reputación, ha sido reemplazado por un nombre de oprobio eterno. En la profecía de Ezequiel (capítulo 28), contra el orgulloso rey de Tiro, se alude claramente al orgullo del ángel que se convirtió en "diablo" y "Satanás": ​​"“Hijo del hombre, levanta una endecha acerca del rey de Tiro, y tienes que decirle: ‘Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: ’“Sellas un modelo, lleno de sabiduría y perfecto en hermosura. En Edén, el jardín de Dios, resultaste estar. Toda piedra preciosa fue tu cobertura: rubí, topacio y jaspe; crisólito, ónice y jade; zafiro, turquesa y esmeralda; y de oro era la hechura de tus engastes y tus encajaduras en ti. El día en que fuiste creado fueron alistadas. Tú eres el querubín ungido que cubre, y yo te he colocado a ti. En la montaña santa de Dios resultaste estar. En medio de piedras de fuego te paseabas. Estuviste exento de falta en tus caminos desde el día en que fuiste creado hasta que se halló injusticia en ti" (Ezequiel 28:12-15). Mediante su acto de injusticia en el Edén, se convirtió en un "mentiroso" que causó la muerte de toda la descendencia de Adán (Génesis 3; Romanos 5:12). Actualmente, es Satanás el diablo quien gobierna el mundo: "Ahora se somete a juicio a este mundo; ahora el gobernante de este mundo será echado fuera" (Juan 12:31; Efesios 2:2; 1 Juan 5:19).

- La descendencia de la serpiente representa a los enemigos celestiales (demonios o ángeles del diablo) y terrestres que combaten contra el Reino de Dios. La descendencia del diablo lucha activamente contra la soberanía de Dios: "Serpientes, prole de víboras, ¿cómo habrán de huir del juicio del Gehena? Por eso, miren, les envío profetas y sabios e instructores públicos. A algunos de ellos ustedes los matarán y fijarán en maderos, y a algunos los azotarán en sus sinagogas y los perseguirán de ciudad en ciudad; para que venga sobre ustedes toda la sangre justa vertida sobre la tierra, desde la sangre del justo Abel hasta la sangre de Zacarías, hijo de Baraquías, a quien ustedes asesinaron entre el santuario y el altar" (Mateo 23: 33-35).

- La herida de la mujer en el talón representa la muerte sacrificial de Jesucristo, en la tierra: "Más que eso, al hallarse a manera de hombre, se humilló y se hizo obediente hasta la muerte, sí, muerte en un madero de tormento" (Filipenses 2:8). Sin embargo, la herida en el talón ha sido definitivamente curada con la resurrección de Jesucristo: "mientras que mataron al Agente Principal de la vida. Pero Dios lo ha levantado de entre los muertos, del cual hecho nosotros somos testigos" (Hechos 3:15).

- El aplastamiento de la cabeza de la serpiente significa la destrucción eterna de Satanás, el diablo y los demonios y de los enemigos terrestres del Reino de Dios, al final de los mil años del reinado de Jesucristo: "Por su parte, el Dios que da paz aplastará a Satanás bajo los pies de ustedes en breve" (Romanos 16:20). "Y el Diablo que los estaba extraviando fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde ya estaban tanto la bestia salvaje como el falso profeta; y serán atormentados día y noche para siempre jamás" (Apocalipsis 20:10).


***

¿Representa a la Virgen María? 


¿La mujer celestial del libro del Apocalipsis, capítulo 12, correspondería a la Virgen María (para usar la expresión de los seguidores del culto mariano)? Teniendo en cuenta lo escrito, hay similitudes con lo que vivió María, la madre del niño Jesús. Se trata de una mujer embarazada que da a luz a un niño que ha de pastorear a las naciones: "Y se vio en el cielo una gran señal, una mujer vestida del sol, y la luna estaba debajo de sus pies, y sobre su cabeza había una corona de doce estrellas, y ella estaba encinta. Y clama en sus dolores y en su agonía por dar a luz. (…) Y ella dio a luz un hijo, un varón, que ha de pastorear a todas las naciones con vara de hierro. Y su hijo fue arrebatado hacia Dios y hacia su trono” (Apocalipsis 12:1,2,5). Para demostrar la semejanza de esta visión, con el anuncio del nacimiento del niño Jesús, he aquí lo que el ángel Gabriel declaró a la virgen María: "El ángel entonces le dijo: “De modo que el ángel le dijo: “No temas, María, porque has hallado favor con Dios; y, ¡mira!, concebirás en tu matriz y darás a luz un hijo, y has de ponerle por nombre Jesús. Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y Jehová Dios le dará el trono de David su padre, y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y de su reino no habrá fin”” (Lucas 1:30-33). La visión del Apocalipsis que muestra a una mujer dando a luz al heredero del trono real y al ángel Gabriel anunciando a María que dará a luz a un niño que será heredero del trono real, parece muy similar. 


A estas dos semejanzas se suma otra, la del intento de asesinato del niño por parte del diablo: “Y el dragón se quedó de pie delante de la mujer que estaba a punto de dar a luz, para, cuando diera a luz, devorar a su hijo” (Apocalipsis 12:4). Respecto a los acontecimientos que siguieron al nacimiento del niño Jesús, es evidente que el diablo intentó hacer que asesinaran al niño Jesús, hasta el punto que un ángel advirtió a los padres a cargo del niño, que huyeran a Egipto: "Después que se hubieron retirado, ¡mire!, el ángel de Jehová se apareció en un sueño a José, y dijo: “Levántate, toma al niñito y a su madre, y huye a Egipto, y quédate allá hasta que yo te diga; porque Herodes está para buscar al niñito para destruirlo”" (Mateo 2:13). De cierto modo, la mujer celestial podría representar a la virgen María. Sin embargo, según el contexto de todo el capítulo 12, no es el caso.


De hecho, las diversas visiones que describen las diferentes peripecias de esta mujer celestial pueden hacernos pensar también en Moisés. Las visiones del capítulo 12 muestran que el diablo está persiguiendo a la mujer celestial. En el relato del Evangelio no se menciona este tipo de persecución hacia María. Por ejemplo, en este mismo capítulo, el diablo intenta ahogar a la mujer: “Y la serpiente lanzó de su boca agua como un río tras la mujer, para hacer que ella fuera ahogada por el río” (Apocalipsis 12:15) . Esta visión tendería a aludir a un episodio de la vida de Moisés, cuando estuvo a punto de morir ahogado (Éxodo, capítulo 2). Esto es lo que está escrito en el siguiente versículo: "Pero la tierra vino en ayuda de la mujer, y la tierra abrió su boca y se tragó el río que el dragón había lanzado de su boca" (Apocalipsis 12:16). Se salvó a la mujer, de ahogarse, pero ¿qué significa el nombre Moisés? Salvado del agua. Esta visión parece aludir, de manera críptica, a Moisés, uno de los dos testigos mencionados (no por su nombre) en Apocalipsis 11:3. Dada la comprensión de esta visión que alude a la vida de Moisés, ¿vamos a decir que la mujer celestial representaría a Moisés? No es porque una visión de la mujer celestial en el Apocalipsis, sea muy similar a un aspecto de la vida de uno de los personajes históricos, ya sea María y luego Moisés, que de hecho sea una de estas figuras históricas. No hay reciprocidad en la comparación (Por ejemplo, cuando está escrito que Dios es amor (1 Juan 4:8), esto no significa que el amor es Dios (no hay reciprocidad)).


En todo el contexto de la Biblia, ya sea en la profecía de Isaías (capítulo 54), o la carta de Pablo a los Gálatas (capítulo 4), en ningún momento se trata de decir que la mujer celestial (correspondiente a Apocalipsis 12) sería María. Ya fueran Jesucristo y sus discípulos, nunca sugirieron que María desempeñaría un papel central en el cielo como mujer celestial, ni siquiera que debería ser objeto de adoración especial. Jesucristo, de manera indirecta, dijo de no adorar a su madre, María (que era virgen en el momento de su concepción) (Lucas 1:34,35). Esto es lo que está escrito sobre un homenaje que una mujer le rindió a María: "Ahora bien, mientras él decía estas cosas cierta mujer de entre la muchedumbre levantó la voz y le dijo: “¡Feliz es la matriz que te llevó y los pechos que mamaste!”. Pero él dijo: “No; más bien: ¡Felices son los que oyen la palabra de Dios y la guardan!" (Lucas 11:27,28). Es cierto que María era una "mujer altamente favorecida", para usar el saludo del ángel Gabriel (Lucas 1:28). Jesucristo habría podido mencionar el culto mariano, en aquel mismo momento. Sin embargo, Jesucristo no lo hizo. El culto mariano tiene orígenes grecorromanos y, por lo tanto, no tiene lugar en la Biblia.


***


Entendió lo más importante


Fue Abel quien, al parecer, entendió lo esencial del mensaje de esta enigmática promesa de Génesis 3:15. Esto es lo que está escrito acerca del nacimiento del primer hijo de Adán y Eva, Caín, y luego de su hermano, Abel: "Ahora bien, Adán tuvo coito con Eva su esposa, y ella quedó encinta. Con el tiempo ella dio a luz a Caín y dijo: “He producido un hombre con la ayuda de Jehová”. Más tarde volvió a dar a luz, a su hermano Abel” (Génesis 4:1,2a). Cuando al nacer Caín, Eva dijo, "he producido un hombre con la ayuda de Jehová", tal vez pensaba que ella era la mujer simbólica de Génesis 3:15, y que, por consiguiente, Caín era su descendencia principal. Si ese fuera el caso, entonces eso significaría que Caín habría sido criado con esta perspectiva, convirtiéndolo en una persona muy importante, a los ojos de sus padres, mientras que su hermano, Abel, habría crecido en la sombra de su hermano. Respecto al nacimiento de Abel, no se menciona ninguna declaración de su madre. Si ponemos la situación en esta perspectiva, entonces podemos entender mejor por qué Caín tomó la aprobación de Dios, del sacrificio de su hermano Abel, como una verdadera afrenta, una humillación que le llevó a desear la muerte de su hermano.


Lo que sigue del relato, nos informa que los dos hermanos presentaron cada uno un sacrificio: "Y Abel llegó a ser pastor de ovejas, pero Caín se hizo cultivador del suelo. Y al cabo de algún tiempo aconteció que Caín procedió a traer algunos frutos del suelo como ofrenda a Jehová. Pero en cuanto a Abel, él también trajo algunos primogénitos de su rebaño, aun sus trozos grasos. Ahora bien, aunque Jehová miraba con favor a Abel y su ofrenda, no miraba con ningún favor a Caín ni su ofrenda. Y Caín se enardeció de gran cólera, y empezó a decaérsele el semblante. Por lo cual Jehová dijo a Caín: “¿Por qué estás enardecido de cólera, y por qué se te ha decaído el semblante? Si te diriges a hacer lo bueno, ¿no habrá ensalzamiento? Pero si no te diriges a hacer lo bueno, hay pecado agazapado a la entrada, y su deseo vehemente es por ti; y tú, por tu parte, ¿lograrás el dominio sobre él?”" (Génesis 4:2b-7).


Antes de examinar los dos sacrificios presentados por Caín y Abel, veamos, ¿dónde pudo haber presentado este sacrificio? La ubicación más probable es donde estaban las puertas del Edén, ahora cerradas a toda la humanidad: "De modo que expulsó al hombre, y al este del jardín de Edén apostó los querubines y la hoja llameante de una espada que continuamente daba vueltas para guardar el camino al árbol de la vida” (Génesis 3:24). En efecto, el lugar donde daba vueltas la espada, entre los dos querubines, bien podría representar simbólicamente la presencia de Dios, impidiendo la entrada al jardín del Edén. Es interesante notar que en la cubierta del Arca del Pacto, también estaba la representación de dos querubines, uno frente al otro e inclinándose hacia su centro, representando la presencia de Dios, a través de la Shekinah, sobre ella (Levítico 16:2 ; Números 9:15,16).


En cuanto a los dos sacrificios, es precisamente el sacrificio de Abel, lo que demostraba que entendió lo esencial de la promesa de Dios. El relato del Génesis nos informa, respecto al sacrificio de Caín, que vino con algunas verduras que presentó en su altar. Su sacrificio fue sin sangre, lo que demostraba de su falta de discernimiento. No era un hombre espiritual, sino un hombre animal que era incapaz de controlar sus celos, lo que lo impulsó a cometer un asesinato. El sacrificio de Abel fue con sangre, ofreciendo "algunos primogénitos de su rebaño". Podemos decir que en términos de discernimiento espiritual, Abel estaba muy adelantado a su tiempo, porque eso es exactamente lo que Jehová Dios pediría más tarde, en la Ley Mosaica (Éxodo 13:12,13). Lo importante de la comprensión de Abel acerca de la promesa de Dios (Génesis 3:15), es que, para salvar a la humanidad, sería necesario un derramamiento de sangre, simbolizado por la herida de la mujer en su talón. Y que el derramamiento de sangre sería el de un hombre que era representado por la ofrenda de los "primogénitos de su rebaño". ¿Sería el hecho de que Dios más tarde simbolizara el sacrificio de su Hijo Primogénito mediante un cordero, en memoria de la fe y del discernimiento de Abel (Juan 1:29,35)?


Abel era un hombre muy espiritual y perspicaz, a diferencia de su hermano asesino (1 Corintios 2:14,15). Según Génesis 4:8-10, Abel tuvo un final muy triste porque fue asesinado por su hermano. Sin embargo, en la resurrección obtendrá la vida eterna, dada a los justos. Abel es un muy buen ejemplo de fe, fidelidad y discernimiento. Jesucristo dijo que la sangre de Abel era una "sangre justa" (Mateo 23:35). El apóstol Pablo lo citó como el primer ejemplo de un hombre de fe valiente, incluso hasta la muerte: "Por fe Abel ofreció a Dios un sacrificio de mayor valor que el de Caín, por la cual fe se le dio testimonio de que era justo, pues Dios dio testimonio respecto a sus dádivas; y por ella, aunque murió, todavía habla” (Hebreos 11:4).

1 - Dios hace un Pacto con Abrahán

"Y mediante tu descendencia ciertamente se bendecirán todas las naciones de la tierra debido a que has escuchado mi voz"
(Génesis 22:18)

Antes de continuar con las explicaciones sobre la promesa de Dios, esta vez, bajo el aspecto de los diferentes pactos concluidos por el Padre Celestial, conviene aclarar que la correspondencia de los personajes bíblicos, con otros personajes, respetará el contexto bíblico. El lector atento tal vez desee leer o volver a leer Gálatas 4:21-31, donde se puede notar que el apóstol Pablo describe los hechos históricos bíblicos relacionados con Abraham como un "drama simbólico" (Gálatas 4:24). En este mismo capítulo escribe que ciertos aspectos de la vida de Abrahán, Sara y Agar tienen que ver con una dimensión profética. Asimismo, como parte de su promesa, Dios le pedirá a Abrahán y a su hijo Isaac (según el relato bíblico), que representen un “drama simbólico” de carácter profético y correspondiente al futuro sacrificio de Cristo (en los tiempos de Abraham) (Juan 3:16). Es apropiado ver el estudio de aquellos pactos de dos maneras. Dios revela progresivamente el significado de su promesa a través de los pactos. También representan un hito, o una etapa, que tiene como objetivo final salvar a la humanidad, pero también destruir al diablo y a su descendencia, así como sus obras: "Con este propósito el Hijo de Dios fue manifestado, a saber, para desbaratar las obras del Diablo" (1 Juan 3:8).


El pacto con  Abrahán es una promesa de Dios de que toda la humanidad obediente será bendecida a través de su descendencia. Abrahán tuvo un hijo, Isaac, con su esposa Sara (por mucho tiempo estéril) (Génesis 17:19). Abrahán, Sara e Isaac son los personajes principales de un drama profético que representaba el medio por el cual Dios salvaría a la humanidad obediente. Por medio del pacto abrahámico, Dios revela a través de quién vendrá la descendencia de la mujer, mencionada en Génesis 3:15, es decir, por medio de la descendencia de Abraham, que bendecirá a toda la humanidad.

El Gran Abrahán representa a Jehová Dios: "Porque tú eres nuestro Padre; aunque Abrahán mismo no nos haya conocido e Israel mismo no nos reconozca, tú, oh Jehová, eres nuestro Padre. Nuestro Recomprador de mucho tiempo atrás es tu nombre" (Isaías 63:16). Abrahán era la imagen del padre de la nación de Israel. Por ejemplo, en una conversación entre Jesucristo y los líderes religiosos, aquellos últimos dijeron que su padre era Abrahán: “En respuesta, le dijeron: “Nuestro padre es Abrahán”. Jesús les dijo: “Si son hijos de Abrahán, hagan las obras de Abrahán"” (Juan 8:39). Por tanto, Abrahán era la imagen simbólica de Dios el Padre Celestial, el Creador de todas las naciones (Hechos 17:24-28). Jesucristo, en una de sus alegorías, representó a su Padre Celestial con la figura simbólica de Abrahán, el padre de la nación de Israel: "Pues bien, con el pasar del tiempo el mendigo murió, y fue llevado por los ángeles a la posición del seno de Abrahán" (Lucas 16:22).

Sara representa a la mujer celestial, estéril por mucho tiempo y sin hijos (Con referencia a Génesis 3:15). Según el apóstol Pablo, representa la “Jerusalén de arriba”: " Pero la Jerusalén de arriba es libre, y ella es nuestra madre. Porque está escrito: “Alégrate, mujer estéril que no das a luz; prorrumpe y clama en voz alta, mujer que no tienes dolores de parto; porque los hijos de la desolada son más numerosos que los de la que tiene el esposo”. Ahora bien, nosotros, hermanos, somos hijos pertenecientes a la promesa, así como Isaac lo fue. Pero tal como en aquel entonces el que nació a la manera de la carne se puso a perseguir al que nació a la manera del espíritu, así también ahora. Sin embargo, ¿qué dice la Escritura? “Expulsa a la sirvienta y a su hijo, porque de ningún modo será heredero el hijo de la sirvienta con el hijo de la mujer libre.” Por lo tanto, hermanos, no somos hijos de una sirvienta, sino de la mujer libre" (Gálatas 4:26-31).


El apóstol Pablo también la designó con otra expresión sinónima, la “Jerusalén Celestial”: “Mas ustedes se han acercado a un monte Sión y a una ciudad de[l] Dios vivo, a Jerusalén celestial, y a miríadas de ángeles, en asamblea general, y a la congregación de los primogénitos que han sido matriculados en los cielos, y a Dios el Juez de todos, y a las vidas espirituales de justos que han sido perfeccionados, y a Jesús el mediador de un nuevo pacto, y a la sangre de la rociadura, que habla de mejor manera que la [sangre] de Abel” (Hebreos 12:22-24).


Comparando las dos expresiones bíblicas, el de Hebreos 12: 22.23 “Jerusalén celestial” con Gálatas 4: 26,27 “Jerusalén de arriba”, no hay diferencia: las dos expresiones bíblicas representan a Dios con Cristo y los que llegan a reinar con él junto con los ángeles en los Cielos. La "Jerusalén de arriba" o la "Jerusalén celestial" representa a la "mujer" de Génesis 3:15: "Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y la descendencia de ella. Él te magullará en la cabeza y tú le magullarás en el talón" (Génesis 3:15).


La "Jerusalén de arriba" o la "Jerusalén celestial" representa a la "mujer" que da a luz a un "niño" en Apocalipsis 12: "Y se vio en el cielo una gran señal, una mujer vestida del sol, y la luna estaba debajo de sus pies, y sobre su cabeza había una corona de doce estrellas, 2 y ella estaba encinta. Y clama en sus dolores y en su agonía por dar a luz. (...) Y ella dio a luz un hijo, un varón, que ha de pastorear a todas las naciones con vara de hierro. Y su hijo fue arrebatado hacia Dios y hacia su trono. Y la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios, para que la alimentaran allí mil doscientos sesenta días" (Apocalipsis 12:1-6). Este niño representa a Jesucristo como Rey celestial entronizado, pero también al Reino de Dios, asociado con los 144,000 mencionados en Apocalipsis 7: 3-8 y 14: 1-5. Dada toda esta información bíblica, entendemos que la "Jerusalén de arriba" o la "Jerusalén celestial" representan a la familia celestial de Dios, que está asociada con Él como su esposa (Isaías 54:1).


Evidentemente, no debe confundirse con la “Nueva Jerusalén”, que representa a la novia del Cordero, es decir, del Rey Jesucristo: "Y vi un nuevo cielo y una nueva tierra; porque el cielo anterior y la tierra anterior habían pasado, y el mar ya no existe. Vi también la santa ciudad, la Nueva Jerusalén, que descendía del cielo desde Dios y preparada como una novia adornada para su esposo. Con eso, oí una voz fuerte desde el trono decir: “¡Mira! La tienda de Dios está con la humanidad, y él residirá con ellos, y ellos serán sus pueblos. Y Dios mismo estará con ellos. Y limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado" (Apocalipsis 21:1-5).

Isaac, la simiente principal de Abrahán, representa a Jesucristo: " Ahora bien, las promesas se hablaron a Abrahán y a su descendencia. No dice: “Y a descendencias”, como si se tratara de muchos, sino como tratándose de uno solo: “Y a tu descendencia”, que es Cristo" (Gálatas 3:16).

Jehová Dios le pidió a Abrahán que sacrificara a su hijo Isaac. Abrahán no rehusó hacerlo (pensando que lo resucitaría después). Dios impidió tal sacrificio sustituyendo a Isaac con un carnero: "Ahora bien, después de estas cosas aconteció que el Dios [verdadero] puso a prueba a Abrahán. Por consiguiente, le dijo: “¡Abrahán!”, a lo cual dijo él: “¡Aquí estoy!”. Y él pasó a decir: “Toma, por favor, a tu hijo, a tu hijo único a quien amas tanto, a Isaac, y haz un viaje a la tierra de Moria, y allí ofrécelo como ofrenda quemada sobre una de las montañas que yo te designaré”. (...) Finalmente llegaron al lugar que le había designado el Dios [verdadero], y allí Abrahán edificó un altar y puso en orden la leña y ató de manos y pies a Isaac su hijo y lo puso sobre el altar, encima de la leña. Entonces Abrahán extendió la mano y tomó el cuchillo de degüello para matar a su hijo. Pero el ángel de Jehová se puso a llamarlo desde los cielos y a decir: “¡Abrahán, Abrahán!”, a lo cual él contestó: “¡Aquí estoy!”. Y pasó a decir: “No extiendas tu mano contra el muchacho y no le hagas nada, porque ahora sé de veras que eres temeroso de Dios, puesto que no has retenido de mí a tu hijo, tu único”. En esto Abrahán alzó los ojos y miró, y allí, a poca distancia enfrente de él, había un carnero prendido por los cuernos en un matorral. De modo que Abrahán fue y tomó el carnero y lo ofreció como ofrenda quemada en lugar de su hijo" (Génesis 22:1-14).


Esta representación profética era el anuncio profético de un sacrificio extremadamente doloroso para Jehová Dios y su Hijo Jesucristo. El Gran Abrahán, que sacrificaría a su amado Hijo Jesucristo, el Gran Isaac para la salvación de la humanidad: " Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna (...) El que ejerce fe en el Hijo tiene vida eterna; el que desobedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él" (Juan 3:16,36) El cumplimiento final de la promesa hecha a Abrahán se cumplirá con la bendición eterna de la humanidad obediente al final del reinado de mil años de Cristo: "Con eso, oí una voz fuerte desde el trono decir: “¡Mira! La tienda de Dios está con la humanidad, y él residirá con ellos, y ellos serán sus pueblos. Y Dios mismo estará con ellos. Y limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado” (Apocalipsis 21:3,4).

2 - El Pacto de la Circuncisión

"También le dio un pacto de circuncisión; y así él llegó a ser el padre de Isaac y lo circuncidó el día octavo; e Isaac, de Jacob; y Jacob, de los doce cabezas de familia"

(Hechos 7: 8)

El pacto de circuncisión debía ser el sello distintivo del pueblo de Dios. Tiene un significado espiritual, revelado en el discurso de despedida de Moisés en el libro de Deuteronomio: "Y ustedes tienen que circuncidar el prepucio de sus corazones y no endurecer más su cerviz" (Deuteronomio 10:16). La circuncisión en la carne significaría lo que correspondería a la circuncisión espiritual del corazón, siendo al mismo tiempo la fuente de vida, la obediencia a Dios: "Más que todo lo demás que ha de guardarse, salvaguarda tu corazón, porque procedentes de él son las fuentes de la vida" (Proverbios 4:23).

Compartir esta página

El discípulo Esteban, en su último discurso, antes de su ejecución por lapidación, había entendido este punto de enseñanza fundamental. Dejó en claro a sus oyentes que no tenían fe en Jesucristo, aunque circuncidados en la carne, eran incircuncisos espirituales del corazón: “Hombres obstinados e incircuncisos de corazón y de oídos, siempre están ustedes resistiendo el espíritu santo; como hicieron sus antepasados, así hacen ustedes. ¿A cuál de los profetas no persiguieron sus antepasados? Sí, mataron a los que de antemano hicieron anuncio respecto a la venida del Justo, cuyos traidores y asesinos ustedes ahora han llegado a ser, ustedes que recibieron la Ley según fue transmitida por ángeles, pero no la han guardado” (Hechos 7:51-53). Tal valiente reproche le costó la vida, lo cual fue una confirmación de que estos asesinos eran incircuncisos espirituales del corazón.

El corazón constituye el interior espiritual de una persona, hecho de razonamientos acompañados de palabras y acciones (buenas o malas). Sin usar las palabras “circuncisión del corazón”, Jesucristo explicó bien lo que hace que una persona sea pura o impura, debido al estado de su corazón: "Sin embargo, las cosas que proceden de la boca salen del corazón, y esas cosas contaminan al hombre. Por ejemplo, del corazón salen razonamientos inicuos, asesinatos, adulterios, fornicaciones, hurtos, testimonios falsos, blasfemias. Estas son las cosas que contaminan al hombre" (Mateo 15:18-20). En este caso, Jesucristo describe lo que representa un ser humano en una condición de incircuncisión espiritual del corazón, con su "prepucio espiritual", con razonamientos impuros ante Dios y no apto para la vida (vea Proverbios 4:23). "El hombre bueno, de su buen tesoro envía cosas buenas; mientras que el hombre inicuo, de su tesoro inicuo envía cosas inicuas" (Mateo 12:35). En la primera parte de la declaración de Jesucristo, él describe a un ser humano que tiene un corazón espiritualmente circuncidado.

El apóstol Pablo también entendió este punto de enseñanza de Moisés y luego de Jesucristo. La circuncisión significaba, espiritualmente, la obediencia a Dios y luego a su Hijo Jesucristo: "La circuncisión, en realidad, es de provecho solo si practicas ley; pero si eres transgresor de ley, tu circuncisión ha llegado a ser incircuncisión. Por eso, si el incircunciso guarda los justos requisitos de la Ley, su incircuncisión será contada por circuncisión, ¿no es verdad? Y el incircunciso, que lo es por naturaleza, al llevar a cabo la Ley, te juzgará a ti, que, teniendo su código escrito y la circuncisión, eres transgresor de ley. Porque no es judío el que lo es por fuera, ni es la circuncisión la que está afuera en la carne. Más bien, es judío el que lo es por dentro, y su circuncisión es la del corazón por espíritu, y no por un código escrito. La alabanza de ese viene, no de los hombres, sino de Dios" (Romanos 2: 25-29).

El cristiano fiel ya no está bajo la obligación de cumplir la Ley transmitida a Moisés, y por lo tanto ya no está obligado a practicar la circuncisión física, de acuerdo con el decreto apostólico que se puede leer en Hechos 15:19,20,28,29. Esto está confirmado por lo que fue escrito bajo la inspiración por el apóstol Pablo: "Porque Cristo es el fin de la Ley, para que todo el que ejerza fe tenga justicia" (Romanos 10: 4). "¿Fue llamado algún hombre en estado de circuncisión? No se haga incircunciso. ¿Ha sido llamado algún hombre en incircuncisión? No se circuncide. La circuncisión no significa nada, y la incircuncisión no significa nada, pero la observancia de los mandamientos de Dios sí" (1 Corintios 7:18,19).

De aquí en adelante, el cristiano debe tener la circuncisión espiritual del corazón, es decir, obedecer a Jehová Dios y tener fe en el sacrificio de Cristo (Juan 3: 16,36).

Así como él que quería participar en la Pascua debía ser circuncidado, el cristiano (cualquiera que sea su esperanza (celestial o terrestre)), debe tener la circuncisión espiritual del corazón, antes de consumir el pan sin levadura y beber la copa de la conmemoración de la muerte de Jesucristo: "Primero apruébese el hombre a sí mismo después de escrutinio, y así coma del pan y beba de la copa" (1 Corintios 11: Compare con Éxodo 12:48 (Pascua)).

3 - El Pacto de la Ley entre Dios y el pueblo de Israel

"Cuídense para que no olviden el pacto de Jehová su Dios que él celebró con ustedes"

(Deuteronomio 4:23)

El mediador de este pacto era Moisés: "Y fue a mí a quien Jehová mandó en aquel tiempo en particular que les enseñara disposiciones reglamentarias y decisiones judiciales, para que las pusieran por obra en la tierra a la cual van a pasar para tomar posesión de ella" (Deuteronomio 4:14). Este pacto era estrechamente relacionado con el pacto de la circuncisión, que es el símbolo de la obediencia a Dios (Deuteronomio 10:16). Fue vigente hasta el Mesías el conductor: "Y él tiene que mantener [el] pacto en vigor para los muchos por una semana; y a la mitad de la semana hará que cesen el sacrificio y la ofrenda de dádiva" (Daniel 9:27). Este pacto sería reemplazado por un nuevo pacto, según la profecía de Jeremías: "¡Mira! Vienen días —es la expresión de Jehová—, y ciertamente celebraré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto; no uno como el pacto que celebré con sus antepasados en el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, ‘el cual pacto mío ellos mismos quebrantaron, aunque yo mismo los poseía como dueño marital’, es la expresión de Jehová" (Jeremías 31:31,32).

El propósito de la Ley dada a Israel era preparar al pueblo a la venida del Mesías. La Ley enseñó la necesidad de una liberación de la condición pecaminosa de la humanidad (representada por Israel): "Porque hasta la Ley había pecado en el mundo, pero a nadie se imputa pecado cuando no hay ley" (Romanos 5:13) La Ley de Dios dio a luz al pecado: Entonces, ¿qué diremos? ¿Es pecado la Ley? ¡Jamás llegue a ser eso así! Realmente, yo no habría llegado a conocer el pecado si no hubiera sido por la Ley; y, por ejemplo, no habría conocido la codicia si la Ley no hubiera dicho: “No debes codiciar”. Pero el pecado, recibiendo un incentivo por medio del mandamiento, obró en mí toda clase de codicia, porque aparte de ley el pecado estaba muerto. De hecho, yo estaba vivo en otro tiempo aparte de ley; mas cuando llegó el mandamiento, el pecado revivió, pero yo morí. Y el mandamiento que era para vida, este hallé que fue para muerte. Porque el pecado, recibiendo un incentivo mediante el mandamiento, me sedujo, y mediante él me mató. De manera que, por su parte, la Ley es santa, y el mandamiento es santo y justo y bueno" (Romanos 7:7-12).

Por lo tanto, la Ley era un preceptor o instructor que conducía a Cristo: "Por consiguiente, la Ley ha llegado a ser nuestro tutor que nos conduce a Cristo, para que se nos declarara justos debido a fe. Pero ahora que ha llegado la fe, ya no estamos bajo tutor" (Gálatas 3:24,25). La Ley perfecta de Dios, habiendo dado sustancia al pecado a través de la transgresión del hombre, mostró la necesidad de un sacrificio que conduciría a la redención del ser humano transgresor debido a su fe (Y no las obras de la Ley). Este sacrificio sería el de Cristo: "Así como el Hijo del hombre no vino para que se le ministrara, sino para ministrar y para dar su alma en rescate en cambio por muchos" (Mateo 20: 28).

Aunque Cristo es el fin de la Ley, sigue teniendo un valor profético que nos permite entender el pensamiento de Dios sobre el futuro: "Porque, puesto que la Ley tiene una sombra de las buenas cosas por venir, pero no la sustancia misma de las cosas" (Hebreos 10:1). Es Jesucristo quien hará que estas "cosas buenas" se hagan realidad: "Porque esas cosas son una sombra de las cosas por venir, pero la realidad pertenece al Cristo" (Colosenses 2:17).

4 - El Nuevo Pacto entre Dios y el Israel de Dios

 “Sobre ellos haya paz y misericordia, sí, sobre el Israel de Dios"

(Gálatas 6:16)

El mediador del Nuevo Pacto es Jesucristo: "Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, un hombre, Cristo Jesús" (1 Timoteo 2:5). Este Nuevo Pacto cumplió la profecía de Jeremías 31:31,32. Los que se benefician del Nuevo Pacto son los “hombres” que tienen fe en el sacrificio de Jesucristo, según 1 Timoteo 2:5 (Juan 3:16). El Israel de Dios representa a toda la congregación cristiana. Sin embargo, Jesucristo mostró que este Israel de Dios tendría una parte celestial y otra terrestre.

El Israel del Dios celestial está constituido por los 144000, la Nueva Jerusalén, la capital de la cual fluirá la autoridad de Dios, que viene del cielo, sobre la tierra (Apocalipsis 7:3-8), el Israel espiritual celestial compuesto por las 12 tribus de 12000 = 144000: "Vi también la santa ciudad, la Nueva Jerusalén, que descendía del cielo desde Dios y preparada como una novia adornada para su esposo" (Apocalipsis 21:2).

El Israel espiritual terrestre de Dios estará formado por humanos que vivirán en el futuro paraíso en la tierra, siendo designado por Jesucristo como las 12 tribus de Israel: "Jesús les dijo: “En verdad les digo: En la re-creación, cuando el Hijo del hombre se siente sobre su trono glorioso, ustedes los que me han seguido también se sentarán sobre doce tronos y juzgarán a las doce tribus de Israel" (Mateo 19:28). Aquel Israel espiritual terrestre está también en la profecía de Ezequiel los capítulos 40 al 48.

En la actualidad, el Israel de Dios está constituido por los cristianos fieles que tienen la llamada celestial y los cristianos que tienen una esperanza terrestre (Apocalipsis 7:3-8 (144000) (esperanza celestial) ; 9-17 (la Gran Muchedumbre) (esperanza terrestre)).

En la noche de la celebración de la última Pascua, Jesucristo celebró el Nuevo Pacto con los fieles apóstoles que estaban con él: "También, tomó un pan, dio gracias, lo partió, y se lo dio a ellos, diciendo: “Esto significa mi cuerpo que ha de ser dado a favor de ustedes. Sigan haciendo esto en memoria de mí”. 20 También, la copa de la misma manera después que hubieron cenado, diciendo él: “Esta copa significa el nuevo pacto en virtud de mi sangre, que ha de ser derramada a favor de ustedes" (Lucas 22:19,20).

Este Nuevo Pacto concierne a todos los cristianos fieles, cualquiera sea su esperanza (celestial o terrestre). Este Nuevo Pacto está estrechamente relacionado con la circuncisión espiritual del corazón (Romanos 2:25-29). Mientras el cristiano fiel tenga esta circuncisión espiritual del corazón, puede consumir el pan sin levadura y la copa que representa la sangre del Nuevo Pacto (cualquiera que sea su esperanza (celestial o terrestre)): "Primero apruébese el hombre a sí mismo después de escrutinio, y así coma del pan y beba de la copa" (1 Corintios 11:28).

5 - El pacto para un Reino celebrado entre Jesucristo y los 144,000

"Sin embargo, ustedes son los que con constancia han continuado conmigo en mis pruebas; y yo hago un pacto con ustedes, así como mi Padre ha hecho un pacto conmigo, para un reino, para que coman y beban a mi mesa en mi reino, y se sienten sobre tronos para juzgar a las doce tribus de Israel"

(Lucas 22:28-30)

El Pacto para un Reino se hizo en la misma noche en que Jesucristo celebró el Nuevo Pacto. Esto no quiere decir que sean dos alianzas idénticas. El Pacto para un Reino es entre Jehová y Jesucristo y después entre Jesucristo y los 144,000 que reinarán con él, en el cielo como reyes y sacerdotes (Apocalipsis 5:10; 7: 3-8; 147: 1-5). El pacto por un reino sellado entre Dios y Cristo es la extensión del pacto con el rey David que garantiza la permanencia de su dinastía en el trono real del cual Jesucristo es tanto el descendiente directo en la tierra como el rey celestial ungido por Jehová (2 Samuel 7:12-16, Mateo 1:1-16, Lucas 3:23-38, Salmo 2).

El pacto para un reino sellado entre Jesucristo y los 144,000 es, de hecho, una promesa de matrimonio celestial, que tendrá lugar poco antes de la gran tribulación: "Regocijémonos y llenémonos de gran gozo, y démosle la gloria, porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Sí, a ella se le ha concedido estar vestida de lino fino, brillante y limpio, porque el lino fino representa los actos justos de los santos" (Apocalipsis 19: 7,8).

El Salmo 45 describe proféticamente este matrimonio celestial entre el Rey Jesucristo y su esposa real, la Nueva Jerusalén (Apocalipsis 21:2). De este matrimonio celestial nacerán hijos terrestres del reino serán los príncipes, como representantes terrestres de la autoridad real celestial del Reino de Dios: " En lugar de tus antepasados llegará a haber tus hijos, a quienes nombrarás príncipes en toda la tierra" (Salmos 45:16, Isaías 32:1,2).

Las bendiciones eternas del Nuevo Pacto y el Pacto por un Reino cumplirán los términos del Pacto de Abrahán, que bendecirá a todas las naciones al final de los mil años y por toda la eternidad. La promesa de Dios se cumplirá plenamente: "Sobre la base de una esperanza de la vida eterna que Dios, que no puede mentir, prometió antes de tiempos de larga duración" (Tito 1:2).

Las otras ovejas

"Y tengo otras ovejas, que no son de este redil; a esas también tengo que traer, y escucharán mi voz, y llegarán a ser un solo rebaño, un solo pastor"

(Juan 10:16)

Al leer detenidamente Juan 10:1-16, notamos que el tema central es la identificación del Mesías como un verdadero pastor para sus discípulos, las ovejas.

En Juan 10:1 y Juan 10:16, está escrito: "Muy verdaderamente les digo: El que no entra en el aprisco de las ovejas por la puerta, sino que trepa por otra parte, ese es ladrón y saqueador. (...) Y tengo otras ovejas, que no son de este redil; a esas también tengo que traer, y escucharán mi voz, y llegarán a ser un solo rebaño, un solo pastor". Este "aprisco" representa el territorio donde predicó Jesucristo, la Nación de Israel, en el contexto de la ley mosaica: "A estos doce Jesús los envió, dándoles estas órdenes: “No se vayan por el camino de las naciones, y no entren en ciudad samaritana; 6 sino, más bien, vayan continuamente a las ovejas perdidas de la casa de Israel" (Mateo 10:5,6). "En respuesta, él dijo: “No fui enviado a nadie aparte de las ovejas perdidas de la casa de Israel”" (Mateo 15:24). El aprisco es también la "casa de Israel".

En Juan 10:1-6 está escrito que Jesucristo se presentó ante la puerta del aprisco. Sucedió en el momento de su bautismo. El "portero" ha sido Juan el Bautista (Mateo 3:13). Al bautizarse Jesús se convirtió en el Cristo, Juan el Bautista le abrió la puerta y testificó que Jesús es el Cristo y el Cordero de Dios: "¡Mira, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo!" (Juan 1:29-36).

En Juan 10:7-15, mientras permanece en el mismo tema mesiánico, Jesucristo usa otra ilustración al designarse a sí mismo como la "Puerta", el único lugar de acceso de la misma manera que Juan 14:6: "Jesús le dijo : "Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí". El punto principal sigue siendo Jesucristo como Mesías. En el versículo 9, del mismo pasaje (vuelve a cambiar la ilustración), se designa a sí mismo como el pastor que apacienta a sus ovejas haciéndolas "entrar o salir" para alimentarlas. La enseñanza se centra tanto en él como en cómo cuida de sus ovejas. Jesucristo se designa a sí mismo como el excelente pastor que dará su vida por sus discípulos y que ama a sus ovejas (a diferencia del pastor asalariado que no arriesgará su vida por ovejas que no le pertenecen). Una vez más, el punto central de la enseñanza de Cristo es Él mismo como un pastor que se sacrificará por sus ovejas (Mateo 20:28).

Juan 10: 16-18: "Y tengo otras ovejas, que no son de este redil; a esas también tengo que traer, y escucharán mi voz, y llegarán a ser un solo rebaño, un solo pastor. Por eso el Padre me ama, porque entrego mi alma, a fin de que la reciba de nuevo. Nadie me la ha quitado, sino que la entrego por mi propia iniciativa. Tengo autoridad para entregarla, y tengo autoridad para recibirla de nuevo. El mandamiento acerca de esto lo recibí de mi Padre".

Al leer aquellos versículos, teniendo en cuenta el contexto de los anteriores, Jesucristo anuncia una idea revolucionaria en aquel entonces: sacrificaría su vida no solo por el beneficio de sus discípulos judíos (en el aprisco), sino también a favor de otros discípulos que no serían parte de este aprisco de Israel. La prueba es que el último mandamiento que da a sus discípulos, en cuanto a la predicación, es este: "Serán testigos de mí tanto en Jerusalén como en toda Judea, y en Samaria, y hasta la parte más distante de la tierra" (Hechos 1:8). Es precisamente durante el bautismo de Cornelio que las palabras de Cristo en Juan 10:16 comenzaron a realizarse (Ver el relato histórico de Hechos capítulo 10).

Por lo tanto, las "otras ovejas" de Juan 10:16 se aplican a los cristianos no judíos en la carne. En Juan 10:16-18 se describe la unidad en la obediencia de las ovejas al Pastor Jesucristo. También habló de todos sus discípulos en su época como un "rebaño pequeño": "No teman, rebaño pequeño, porque su Padre ha aprobado darles el reino" (Lucas 12:32). En el Pentecostés del año 33 E.C., los discípulos de Cristo eran solo 120 (Hechos 1:15). En el resto del relato de Hechos, leemos que su número aumentó de unos pocos miles (Hechos 2:41 (3000 almas); Hechos 4:4 (5000)). Sea como fuere, los nuevos cristianos, ya sea en el tiempo de Cristo, como en el de los apóstoles, representaron un "pequeño rebaño" en relación con la población general de la nación de Israel y luego con el resto de las naciones de aquel entonces.

Debemos estar unidos como Jesucristo le pidió a su Padre

"No te pido solo por ellos, sino también por los que pongan su fe en mí gracias a las palabras de ellos, para que todos ellos sean uno. Tal como tú, Padre, estás en unión conmigo y yo estoy en unión contigo, que ellos también estén en unión con nosotros; así el mundo creerá que tú me enviaste" (Juan 17:20,21).

Casus Belli mundial contra la integridad del cuerpo humano en la guerra mundial NRBQ (Nuclear, Radiológica, Biológica y Química)

(Ezequiel 34)

Los pastores, que se han hecho apacentadores de sí mismos

"Hijo del hombre, profetiza contra los pastores de Israel. Profetiza, y tienes que decirles a ellos, a los pastores: ‘Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: “¡Ay de los pastores de Israel, que se han hecho apacentadores de sí mismos! ¿No es el rebaño lo que deben apacentar los pastores? La grasa es lo que ustedes comen, y con la lana se visten a sí mismos. El animal gordo es lo que degüellan. El rebaño mismo no apacientan. A las enfermas no han fortalecido, y a la doliente no han sanado, y a la quebrada no han vendado, y a la dispersada no han traído de vuelta, y a la perdida no han procurado hallar, sino que con dureza las han tenido en sujeción, hasta con tiranía. Y gradualmente fueron esparcidas por no haber pastor, de modo que llegaron a ser alimento para toda bestia salvaje del campo, y continuaron siendo esparcidas. Mis ovejas siguieron descarriándose en todas las montañas y en toda colina alta; y por toda la superficie de la tierra mis ovejas fueron esparcidas, sin que hubiera quien hiciera una búsqueda y sin que hubiera quien procurara hallarlas” (Ezequiel 34:2-6).

Como hemos visto anteriormente, el cuerpo humano fue creado por Dios y nos lo dio como herencia divina, para que lo cuidáramos, como un templo en que vivimos y que debe ser habitado por el espíritu de Dios (1 Corintios 3: 16 "El Espíritu de Dios mora en vosotros"). Este cuerpo y la vida que lo anima, no pertenecen a ningún estado o entidad que quisiera ser globalista, ni siquiera a ninguna organización religiosa. El cuerpo humano que tenemos y la vida que lo anima pertenecen a Dios, porque Él es su fuente y Creador (Apocalipsis 4:11).

Jesucristo dijo que devolviéramos al César lo que le pertenece y a Dios lo que es de Dios (Lucas 20:25). El cristiano que da al César lo que es del César, tiene una actitud respetuosa hacia las autoridades establecidas de su país. En 1 Pedro 2:17 dice temer a Dios y honrar al rey. Según el contexto, el rey es el depositario de la autoridad del país sobre el que reina. El apóstol Pablo, en la carta a los Romanos (13,1-7), anima a todos los cristianos a respetar a los gobiernos y a sus representantes, ya sean reyes, príncipes, presidentes, ministros, diputados… Este pasaje muestra que debemos respetar a los que tienen la autoridad para hacer cumplir la ley, a saber, la policía, el ejército en algunos países, los jueces, los fiscales y diversos representantes de las administraciones, como, por ejemplo, maestros, profesores, directores, inspectores de hacienda... Dicho esto, Jesucristo añadió que debemos devolver lo que es de Dios a Dios. Lo que pertenece a Dios es la vida que Él nos ha dado. Por ejemplo, nuestro cuerpo nos pertenece y pertenece a Dios, por lo tanto, el estado no puede actuar como si fuera su dueño. como dijo el apóstol Pedro ante un tribunal: “Debemos obedecer a Dios, en su calidad de cabeza, antes que a los hombres” (Hechos 5:29).

En lo que sigue, no se trata de una llamada a la falta de respeto a las autoridades gubernamentales, sino de tomar nota de una situación que parece asemejarse a lo que está escrito en la profecía de Ezequiel capítulo 34, citada al inicio del artículo y tomar las medidas necesarias para respetar los principios bíblicos sobre el valor sagrado de la vida y la sangre. ¿Cuáles son los hechos observables?

El mundo vive actualmente, desde noviembre de 2019, de hecho, en un Casus Belli, una guerra mundial del tipo NRBQ (nuclear, radiológica, biológica y química), contra la integridad del cuerpo humano de los pueblos (las ovejas perdidas y esparcidas). El cuerpo humano fue creado por Dios y nos lo dio como herencia divina, para cuidarlo, como un templo en el que vivimos y que debe ser habitado por el espíritu de Dios. "¿No saben que ustedes son el templo de Dios, y que el espíritu de Dios mora en ustedes?" (1 Corintios 3). El cuerpo humano y la vida que lo anima no pertenecen a ningún estado, ni siquiera a ninguna entidad religiosa terrestre.

Aquel Casus Belli mundial contra la integridad del cuerpo humano, que Dios nos ha confiado, no se hace con tanques, bombas y cañones. Se organiza en el contexto del tráfico internacional de virus militar suelto de un laboratorio de tipo P4 (que fabrica oficialmente virus militares en el contexto de guerras de tipo NRBQ), junto con una propaganda hábilmente organizada (ingeniería social), con el objetivo de aterrorizar a la población o el pueblo en su conjunto. El principio básico de aquellos laboratorios militares de muerte es recolectar virus que normalmente se encuentran en la naturaleza, en el reino animal, y que son básicamente inofensivos para los humanos; generalmente no son transmisibles y, de ser así, generalmente no son fatales. Aquellos laboratorios demoníacos trabajan para hacer que aquellos virus sean transmisibles a los humanos a través de "secuenciación", un proceso extremadamente complejo que puede llevar varios meses. El objetivo diabólico es obtener una "ganancia de función", es decir, en este caso, hacer para que este (o estos) virus sea mortal para el hombre, al tiempo que aumenta, la letalidad de aquel virus militar manufacturado (las referencias o patentes de aquellos virus militares se encuentran en el NIH GenBank y en ciertos archivos de la OMS (al menos de una filial de uno de aquellos países). Dicho de paso, el NIH acaba de suprimir la información de los laboratorios de Wuhan sobre la secuenciación genética del virus militar, según la FOIA The Watchdog (30 de marzo de 2022)) (¿Qué está pasando en Shanghai?) (Crédito social al estilo chino, comienza en Italia (Bolonia)).

(Crédito Social al Estilo Chino y la Agenda 2030: aquella agenda fue adoptada por la ONU en septiembre de 2015 después de dos años de negociaciones entre gobiernos y la sociedad civil. La Agenda 2030 es parte de una ideología globalista, particularmente en los países de la zona OTAN y sus socios (Europa Occidental, Canadá, Australia y Nueva Zelanda...). Es en aquellas zonas del mundo donde se ha instalado la ideología fundamentalista y sectaria del “Covidismo”, que atenta contra la integridad corporal de los pueblos (La situación de Shanghái (China), es una muestra de ello, llevada al extremo y en muchos aspectos, puede darnos una visión futura de este tipo de dictadura a escala de varios estados unidos, incluso a nivel mundial). Las situaciones de “pandemia” global, o emergencia climática, son pretextos preparados para instaurar una dictadura, de manera progresiva y encubierta, sobre todos los pueblos. El establecimiento de “crédito social” "voluntario" en Italia (Bolonia y Roma (finales de marzo de 2022)), es sólo el comienzo de este proceso, que forma parte del futuro establecimiento, latente y perverso, de una “obligación”...).

Tras la difusión, evidentemente "fortuita" (no comprobable en un sentido, como en el otro), de este virus militar letal, sigue una campaña de prensa mundial, que certificará, que se trata de un accidente de la "filtración" tipo, como la de una central nuclear, cuando se sabe que un laboratorio P4, es uno de los lugares más seguros del mundo. Dirán, después de tal difusión, por ejemplo, que proviene del reino animal, lo que es una verdad a medias, porque a la vez es cierto y falso y, por lo tanto, es falso (cierto + falso = falso). Sigue una segunda etapa, fundamentalmente basada en la ingeniería social propagandista, basada en los medios de comunicación, con repetidos mensajes e informes morbosos, para asustar a la gente y sobre todo para insistir en que no existe ningún remedio médico, ni siquiera ninguna molécula para poder curar este virus militar. La única solución es esperar al químico inyectable mesiánico que salvará la vida de la humanidad.

Aquel Casus Belli va acompañado de una experimentación de terapia génica masiva, en cuerpos humanos sanos, no enfermos, a escala internacional, en todos los pueblos (las ovejas perdidas), de químicos inyectables, de manera más o menos coercitivas (en desprecio del Código de Núremberg - 1947 (Ver los 10 artículos al final de la página (La terapia génica mundial actual, todavía está oficialmente, en fase de experimentación, por lo tanto, encaja perfectamente en el marco legal del Código de Núremberg - 1947)). Los gobernantes de las naciones o grupos de naciones, que ordenan aquellas repetidas inyecciones de estos venenos, en cuerpos humanos sanos, tienen vínculos de interés financiero conocidos por todos, directos o indirectos.

Este Casus Belli de tipo NRBQ utiliza los medios corruptos por el dinero y coordinados entre sí como medio de propaganda a la Goebbel (portavoz del régimen nazi de Hitler). Es bien sabido que están a sueldo de muchos oligarcas multimillonarios corruptos, que también influyen en muchos gobiernos (los pastores que se pastorean a si mismos), para crear una “realidad” inventada, con mira a asustar a la gente (las ovejas esparcidas), desorientarlos psicológica y mentalmente, hacerlos adoptar conductas completamente irracionales, mediante sucesivas decisiones contradictorias y mentiras completamente asumidas. Mediante esta administración en forma de ingeniería social de acoso y tortura mental de larga duración, estos pastores malvados, obtienen el consentimiento por agotamiento nervioso y mental de las ovejas perdidas, con una coacción más o menos latente (Ver Ezequiel 34).

En Isaías 5:20 está escrito: “¡Ay de los que dicen que lo bueno es malo y que lo malo es bueno, de los que presentan la oscuridad como si fuera luz y la luz como si fuera oscuridad, de los que hacen pasar lo amargo por dulce y lo dulce por amargo!". Este texto describe con mucha precisión las perversas y demoníacas inversiones de valores de aquellos ingenieros de la mentira y la manipulación homicida (Juan 8:44). Aquellos pastores apacentadores de sí mismos, han prohibido a los médicos tratar a los ancianos con moléculas baratas. Después aquellos mismos pastores apacentadores de sí mismos, han pedido a los niños de arriesgar su propia salud, hasta su propia vida, por no arriesgar la vida de los adultos. Aquellos mismos pastores apacentadores de sí mismos, han pedido a los niños de arriesgar su propia salud, incluso su vida, por los adultos cuando debería ser, al contrario, es decir, que son los adultos los que deberían estar dispuestos a arriesgar su vida por los niños, que representan el futuro de la humanidad...

Muchos médicos, enfermeras, ordenanzas y amas de llaves, que trabajaban en la atención médica, han sido al frente para brindar asistencia a las personas afectadas por aquel virus militar. Muchos lo han pagado con sus vidas (¿Qué está pasando en Francia con respecto al personal de clínicas y hospitales, los bomberos y otras personas (conectadas a la comunidad médica), suspendidos y despedidos sin sueldo y sin subsidio por desempleo, por negarse a la inyección experimental? (Video solo en idioma francés)). Jehová Dios y su Hijo, Jesucristo, no los olvidarán en el momento de la resurrección (Hechos 24:15; Hebreos 6:10). Los valientes hombres y mujeres que hasta ahora han denunciado este Casus belli, lo han pagado con la vida para algunos, con aislamiento y encarcelamiento para otros y son tratados como "complotistas", término acuñado por la CIA en 1965, después de la Comisión Warren (el informe oficial de las circunstancias que rodearon el asesinato de JFK).

Por cierto, las actuales comisiones senatoriales son, en realidad, auténticas obras de teatro morbosas. Observamos un juego de comedia diabólico entre aquellas comisiones de "investigaciones", que desempeñan el juego de encontrar fallas frente a las personas citadas e interrogadas, y después de todo, aquellas, al final, salen como entraron, es decir, libres para continuar su empresas sórdidas. Aquellas comisiones senatoriales pasan por alto el papel de los fiscales, los jueces y los tribunales, que deben encarcelar y juzgar a aquellos asesinos, aquellos hijos de Josef Mengele, que llevaron a cabo estas inyecciones genéticas experimentales de masas, que causaron la muerte de cientos de miles de hombres, mujeres y niños por todo el mundo y millones de consecuencias debilitantes para aquellos y aquellas que sobrevivieron. Aquellos mentirosos asesinos aplican la lógica del suicidio colectivo de pueblos, como Jim Jones y David Koresh, gurús que no querían morir a solas, sino que querían ser acompañados en su locura por sus cientos de seguidores que fueron "suicidados". Vivimos también, en una lógica de destrucción masiva global, económica, diplomática, que provoca guerras y destrucción de pueblos. Están en la misma lógica de precipitación asesina que aquellos dos líderes de secta.

Al estar muy cerca de la Gran Tribulación, se está cumpliendo ante nuestros ojos una profecía del Apocalipsis y del libro de Daniel: “Él también me dijo: 'También me dice: “No selles las palabras de la profecía de este rollo, porque el tiempo señalado está cerca. El que está haciendo injusticia, haga injusticia todavía; y el sucio sea ensuciado todavía; pero el justo haga justicia todavía, y el santo sea hecho santo todavía”" (Apocalipsis 22:10,11). "Muchos se limpiarán y se emblanquecerán y serán refinados. Y los inicuos ciertamente actuarán inicuamente, y absolutamente ningún inicuo entenderá; pero los que tengan perspicacia entenderán” (Daniel 12:10). Hasta que el Rey Jesucristo borre a aquellos sinvergüenzas de la faz de la tierra durante la Gran Tribulación (Apocalipsis 19:11-21), los que practican la justicia en sus corazones oran diariamente esta oración al Padre Celestial, Jehová Dios: “Finalmente, hermanos, ocúpense en orar por nosotros, para que la palabra de Jehová siga moviéndose rápidamente y siendo glorificada, así como lo es de hecho entre ustedes; y para que seamos librados de hombres dañinos e inicuos, porque la fe no es posesión de todos. Pero el Señor es fiel, y él los hará firmes y los guardará del inicuo” (2 Tesalonicenses 3:1-3).

En esta diabólica situación mundial, que ataca la integridad corporal de hombres, mujeres, niños e incluso, también desafortunadamente, la de los infantes, ¿qué debe hacer el cristiano que quiere agradar a Jehová Dios y a su Hijo Jesucristo?

Jehová pide a todos que se ocupen de este templo humano: "Por consiguiente, les suplico por las compasiones de Dios, hermanos, que presenten sus cuerpos como sacrificio vivo, santo, acepto a Dios, un servicio sagrado con su facultad de raciocinio" (Romanos 12:1). El cuerpo humano fue diseñado desde el principio para un servicio sagrado a Dios, es decir, para cumplir con el propósito que original en el momento de la creación de Adán y Eva (Génesis 1:26 -28).

Tomar medicamentos es una decisión personal, sopesando los riesgos para su vida. Debe realizarse en un entorno médico para recibir tratamiento. Esta medicación no debe administrarse bajo coerción gubernamental o moral, por ejemplo, en el marco de una congregación. Si este fuera el caso, aquellas autoridades gubernamentales, a no ser espirituales, irían más allá del artículo 1 del Código de Núremberg que prohíbe los experimentos médicos bajo coacción (Recordatorio: la terapia génica global en curso, todavía está oficialmente, en la fase experimental., por lo tanto, está en el marco legal del Código de Núremberg): "Es absolutamente esencial el consentimiento voluntario del sujeto humano. Esto significa que la persona implicada debe tener capacidad legal para dar consentimiento; su situación debe ser tal que pueda ser capaz de ejercer una elección libre, sin intervención de cualquier elemento de fuerza, fraude, engaño, coacción u otra forma de constreñimiento o coerción (...)" (Extracto del artículo 1 del Código de Núremberg - 1947).

En el marco actual, los cristianos deben ser alertas. Deberían abstenerse de hacerse inyectar productos químicos experimentales, especialmente por motivos ajenos a su salud y la de sus propios hijos. Hasta ahora, aquellos productos inyectables experimentales han matado a decenas de miles de personas en todo el mundo y han dejado a miles enfermas (para obtener más información, consulte VAERS (Vaccine Adverse Event Reporting System (www.vaers.hhs.gov))) (Solo en inglés). Aquellas inyecciones de tratamientos genéticos se hacen, en su mayor parte, por motivos que nada tienen que ver con la salud de los adultos y menos aún a la de los niños, sino que, bajo pretextos de privilegio no médicos, para poder ir al restaurante, bolos u otros lugares de placeres, justificados con argumentos completamente falaces y en forma de chantaje. Otros han sido obligados y amenazados o han perdido sus trabajos y su fuente de ingresos. El hecho de exigir que para ir a un lugar, que un objeto o un producto penetre en nuestro cuerpo, no es en modo alguno un acto médico, sino un acto de marcar, como se haría con los animales, antes de entrar en un el encierro ; es una marcada violación de la dimensión espiritual y sagrada de la integridad del cuerpo humano.

Los padres deben considerar seriamente este tema, para sus hijos y para ellos, en oración para enfrentar esta situación extraña y muy angustiosa. Los maestros de la Palabra de Dios deben pensar seriamente, con muchas oraciones, en esta cuestión porque esta situación no es baladí en términos de espiritualidad bíblica y más en general de ética (Romanos 14:12). Es bastante normal sentirse desorientado, perplejo y sorprendido ante este ataque extremadamente perverso de Satanás el diablo y sus demonios humanos. Oremos a Jehová Dios, pidamos su ayuda, Él es misericordioso. Si al principio creemos que no hemos tomado la mejor decisión, le puede pasar a cualquiera. Jehová Dios ve nuestras buenas intenciones. Seamos valientes, confiemos en Jehová Dios y en su amado Hijo Jesucristo, y ellos nos apoyarán (Proverbios 3:5,6). No tengamos miedo y seamos fuertes, apoyémonos unos a otros, ya sea con la familia, los amigos o en la congregación, amémonos unos a otros (Juan 13:34,35).

Código de Núremberg - 1947

1- Es absolutamente esencial el consentimiento voluntario del sujeto humano. Esto significa que la persona implicada debe tener capacidad legal para dar consentimiento; su situación debe ser tal que pueda ser capaz de ejercer una elección libre, sin intervención de cualquier elemento de fuerza, fraude, engaño, coacción u otra forma de constreñimiento o coerción; debe tener suficiente conocimiento y comprensión de los elementos implicados que le capaciten para hacer una decisión razonable e ilustrada. Este último elemento requiere que antes de que el sujeto de experimentación acepte una decisión afirmativa, debe conocer la naturaleza, duración y fines del experimento, el método y los medios con los que será realizado; todos los inconvenientes y riesgos que pueden ser esperados razonablemente y los efectos sobre su salud y persona que pueden posiblemente originarse de su participación en el experimento. El deber y la responsabilidad para asegurarse de la calidad del consentimiento residen en cada individuo que inicie, dirija o esté implicado en el experimento. Es un deber y responsabilidad personales que no pueden ser delegados impunemente.

2 - El experimento debe ser tal que dé resultados provechosos para el beneficio de la sociedad, no sea obtenible por otros métodos o medios y no debe ser de naturaleza aleatoria o innecesaria.

3 - El experimento debe ser proyectado y basado sobre los resultados de experimentación animal y de un conocimiento de la historia natural de la enfermedad o de otro problema bajo estudio, de tal forma que los resultados previos justificarán la realización del experimento.

4 - El experimento debe ser realizado de tal forma que se evite todo sufrimiento físico y mental innecesario y todo daño.

5 - No debe realizarse ningún experimento cuando exista una razón a priori (" a priori" conocimiento que es independiente de la experiencia) para suponer que pueda ocurrir la muerte o un daño que lleve a una incapacitación, excepto, quizás, en aquellos experimentos en que los médicos experimentales sirven también como sujetos.

6 - El grado de riesgo que ha de ser tomado no debe exceder nunca el determinado por la importancia humanitaria del problema que ha de ser resuelto con el experimento.

7 - Se debe disponer de una correcta preparación y unas instalaciones adecuadas para proteger al sujeto de experimentación contra posibilidades, incluso remotas, de daño, incapacitación o muerte.

8 - El experimento debe ser realizado únicamente por personas científicamente cualificadas. Debe exigirse a través de todas las etapas del experimento el mayor grado de experiencia (pericia) y cuidado en aquellos que realizan o están implicados en dicho experimento.

9 - Durante el curso del experimento el sujeto humano debe estar en libertad de interrumpirlo si ha alcanzado un estado físico o mental en que la continuación del experimento le parezca imposible.

10 - Durante el curso del experimento el científico responsable tiene que estar preparado para terminarlo en cualquier fase, si tiene una razón para creer con toda probabilidad, en el ejercicio de la buena fe, que se requiere de él una destreza mayor y un juicio cuidadoso de modo que una continuación del experimento traerá probablemente como resultado daño, discapacidad o muerte del sujeto de experimentación.